Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor, a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Eterno











Aquí en este preciso
momento,


sentados junto al mar,


explorando nuestros
cuerpos,


dejándonos llevar por
pasiones sin remedio.


Deslizas tus manos entre
mis piernas


y sin darme cuenta tu boca
roza en mi flor deseosa,


y una febril ansiedad me
recorre la columna dorsal


que llega abrasar las
entrañas.


Una oleada de espuma blanca
sucumba tu cuerpo


para culminar lo que jamás
culminará,


porque es eterno.








Del libro Naturalmente Enamorada

domingo, 21 de octubre de 2012

Ilusión













Le llegó otra ilusión,
otros labios, otras manos,


otras palabras, otros susurro, nuevas noches,


nuevos amaneceres, otra
caricia,


nuevo encuentro, otro
cuerpo.


Y se dejó llevar, con
la candidez de niña,


la ternura de sus
ojos, la sed de su cuerpo.


Ya no tuvo miedo, ya
no hubo culpa, ya no hubo restricciones


ni barreras, para
expresar sus sentimientos.


Ya no mandaban él ni
ella, solo el sentimiento,


que les unía, con la
complicidad del momento,


la dicha de sentir, y
el placer que le proporcionaba el


tener un nuevo
encuentro, una nueva ilusión.


©

viernes, 19 de octubre de 2012

Sentimiento de mujer


















Me he sentido mujer,


apoyando mi cabeza en tu regazo,


no haciendo falta las palabras,


cuando después de ser saciada


sigo pegada a ti, sin decir nada.


Qué hermoso es amarse,


cuando se ama con el alma.