Nota: Respetar y el saber estar. Es mi lema para vivir de frente la vida. Amo a los animales por encima de muchos humanos. La vida no es facil ni nadie regala nada, pero ha sido y sigue siendo, mi escuela de evolución y eso hago, evolucionar un poco más cada día. Tengo el convencimiento de que, sin humildad, humanidad y amor, a todo ser vivo del planeta, el ser humano está vacío. Casi siempre me dejo guiar por el corazón, aunque me lleve muchos disgustos, pero no me importa, prefiero ofrecer amor incondicional, que pasar por la vida sin ofrecer nada. Soy amiga de mis amigos y los defiendo con la mejor arma que tengo a mi alcance y de la única manera que sé, con la sinceridad y verdad. Me aparto de las mentiras y de las personas toxicas y que hacen de la mentira, su bandera, para lograr sus objetivos. Valoro tal vez demasiado, la amistad, me doy demasiado, pero no la entiendo de otra manera. Aun no siendo rencorosa y perdonar con facilidad, aparto sin temblarme el pulso, a las personas que traicionan mi amistad. Quien no la entienda como yo, solo será visitante en mi vida. Si no eres afín a mi personalidad y no eres defensora/ or de los animales, no me interesas ni como humano ni como amigo. Te agradecería que me borraras de tus amigos y salieras de esta página.

jueves, 24 de mayo de 2012

Una buena noticia

Os dejo este link, para que entréis en esta página, en ella
podéis  bajaros gratuitamente mis libros. Apostemos todos por una descarga
legal.
Un abrazo a todos. Espero os gusten.
 
http://www.librotelia.com/ 



domingo, 13 de mayo de 2012

Soñar















Antes de agredir a un niño/a. Piénsalo dos veces.








Tengo derecho a soñar, a soñar en
una vida feliz, en un mundo sin armas y en una vida
sin guerras.


Tengo derecho a sentir, a sentir
nostalgia, si no tengo una mano amiga, a llorar  si otros niños no juegan, a sentir miedo si me acosan.


Tengo derecho a protestar, incluso
a gritar, si veo,


tantas y tantas injusticias que
sufrimos los niños, a protestar sí y rebelarme, si los
mayores,


se olvidan de nuestros derechos.


Tengo derecho a soñar, a soñar que
soy feliz, a soñar, que todo va a cambiar,  a que me protejan, a seguir siendo un niño y un niño,
no debería escribir estas palabras.


Un niño debería estar jugando o
estudiando, sin recibir malos tratos de los
mayores.


No es concebible bajo ninguna
circunstancia, cargar con las culpas de los mayores,
por ello  


tengo que gritar que nosotros los
niños tenemos derechos y queremos que se cumplan.